Madre enseñando a nadar a su hijo en una piscina tubular elevada

¿Qué diferencias hay entre una piscina tubular y una piscina de acero?

El verano está a la vuelta de la esquina y eso significa que se acerca la temporada de buen tiempo y calorcito. En esta época, es cuando muchos se interesan en instalar algún tipo de piscina en su jardín para combatir el calor disfrutando junto con su familia y amigos. En el siguiente artículo, te orientamos a que tomes la mejor decisión según tus necesidades y deseos.

Tipos de piscinas desmontables

Existen varios tipos de piscinas desmontables, pero las más habituales son las construidas de acero o con estructura tubular. Por eso mismo nos centraremos en plasmar las diferencias más destacables entre una piscina desmontable de acero y una piscina tubular.

Piscina Tubular

La piscina tubular es una piscina construida con lo que comúnmente llamamos lona, poliétileno extremadamente resistente y con refuerzo antipinchazos. La lona da forma a la piscina en todo su contorno y necesita de una estructura de tubos de metal que la sustente elevada sobre el nivel del suelo. Las hay de diferentes tamaños, alturas y formas (casi siempre en formato rectángular o redondo). Son las más económicas y están diseñadas para desmontarlas durante los meses que no se usen.

Piscinas de acero

Las piscinas de acero tienen las paredes de chapa de acero laminada en frío galvanizada y lacada que protege la chapa de la corrosión y potencia su fortaleza ante la abrasión. Este recubrimiento exterior las hace más fuertes y duraderas. La lona interior (liner) recibe un tratamiento anti UVro (se usa para prevenir que la radiación UV llegue a la masa del polímero) y pueden tener distintos acabados y grosores. Las piscinas desmontables de acero son de las más solicitadas, por su durabilidad.

4 Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir tu piscina desmontable:

A la hora de valorar las diferencias entre una piscina tubular y otra de acero, hay que tener en cuenta que existen 4 aspectos principales (además del precio) en los que nos tenemos que centrar: la estructura, el diseño, el montaje y la durabilidad.

La estructura

Como hemos mencionado en los puntos anteriores, la mayor diferencia es la estructura de la piscina: la piscina tubular la soporta un entramado de tubos y la piscina de acero tiene una estructura de chapa de acero.

La estructura de la piscina tubular es más endeble que la de acero debido a que la piscina la forma el propio liner (lona fabricada en PVC en diferentes tamaños, colores y grosores; cuanto mayor grosor, tendrá mayor resistencia a los pinchazos), es decir, no tiene ningún tipo de estructura protectora mientras que, la piscina de acero sí tiene una estructura exterior sólida que la hace más resistente y rígida.

Un consejo, si tienes animales de compañía que vayan a estar cerca de la piscina, es buena idea que te decantes por la piscina de acero debido al peligro de que la piscina pueda sufrir arañazos, mordiscos, etc.

El diseño

Siempre que hablamos de cuestiones relacionadas con el diseño de cada piscina, entramos en el terreno de la subjetividad, y ¡para gustos los colores!.

Por lo que en este punto entra en juego tu punto de vista y gustos personales. Las piscinas tubulares tienen un aspecto más sencillo y temporal, lo cual también las hace tener un encanto especial debido a sus formas redondeadas y su inevitable llamado al baño.

Las piscinas de acero se integran mejor en tu terraza o jardín gracias a los distintos acabados de la chapa además cuentan con embellecedores e incluso luces interiores. Son la mejor opción para quienes buscan diseño y armonía.

El montaje

En este aspecto, los dos tipos de piscina ofrecen un montaje sencillo y rápido, siempre y cuando el terreno esté perfectamente preparado como lo explicamos en este post.

Debido a su estructura más sencilla, la piscina tubular es más rápida y fácil de instalar respecto a la piscina de acero.

Si la intención es montarla para más adelante desmontarla, es importante, tener cuidado a la hora de manipularla debido a la posibilidad de pinchazos, sobre todo en las piscinas tubulares. En el siguiente vídeo, para que te hagas una idea, puedes ver el montaje de una piscina de acero por parte del equipo de Gre. También es muy importante desmontarla con cuidado y sobre todo asegurarte antes de guardarlas que están totalmente secas y sin restos de suciedad

La durabilidad

Una vez que ya están instaladas, llevan un uso responsable, un mantenimiento adecuado, … La durabilidad de la piscina es un apartado difícil de valorar porque  depende principalmente de lo cuidadoso que se sea con el uso de la piscina, el montaje y el almacenaje.

Tenemos clientes que que llevan 10 años con una piscina tubular o 25 con una de chapa pero también hay otros que al año ya necesitan realizar alguna reparación debido al mal uso de la piscina. Lo habitual es que con el tiempo se produzca algún agujero o corte en el liner y haya que colocar un parche o bien se tenga que cambiar algún tubo por tirones o aplastamiento accidental. Reparaciones sencillas y relativamente económicas, ahora si la lona ha sufrido mucho llegará un momento que no podrá repararse y toca o bien comprar un piscina nueva en el caso de las piscinas tubulares o cambiar el liner interior en las piscinas de chapa de acero.

¡Pregúntanos!

En Eregui no queremos que te quedes con la duda. Estos son los aspectos más relevantes a tener en cuenta a la hora de elegir entre una piscina u otra, pero si te surge alguna duda o no te ha quedado claro alguna cuestión, no dudes en contactar con nosotros por teléfono, por nuestra página o en nuestra tienda física.

Productos relacionados

Noticias relacionadas con piscinas

Comentarios (0)

No hay comentarios

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Este Web utiliza tanto cookies temporales de sesión como cookies permanentes. Las cookies de sesión almacenan datos únicamente mientras el usuario accede al Web y las cookies permanentes almacenan los datos en el terminal para que sean accedidos y utilizados en más de una sesión